sábado, 27 de marzo de 2010

EL SILENCIO DEL BOSQUE


En la profundidad del bosque,
Llegan los ecos de los pájaros, el cencerro de la vaca y un lejano ladrido.
El sol nos arropa con sus últimos rayos,
Y las montañas con sus cumbres,
Coronan el manto azul del cielo.

Parece que el tiempo no fluya,
Y se haya parado en la inmensa plenitud del campo.
Parece que la eternidad,
Reine nuestros días y la paz bese nuestros labios.


En la inmensa quietud,
Se escucha el rumor del silencio, de la vida, de los montes,
De un mundo ya desconocido e impuro para muchos de nosotros.


Rosa

7 comentarios:

Emilio dijo...

Hermosa reflexión, Rosa, con un espléndido final.
Besos.

Mónica López Bordón dijo...

Un poema lleno de imágenes. descriptivo en la inmesa quietud de los versos. nos hace escuchar el rumor del silencio...

un besazo
Mónica

Marisa dijo...

Una mirada sobre la quietud
de los cielos que cubren la montaña,ojalá que vuelva a su pureza.

Besos.

Feliz dijo...

Deberíamos mirar así el bosque, la montaña, el mar... Mucho más a menudo de lo q lo hacemos. Es gratificante, reconfortante y sano, muy sano. Muy hermoso tu texto. Felices Pascuas. Un saludo desde Asturias.

Morgama dijo...

Bonita manera de describir las sensaciones que nos transmite la naturaleza, deberíamos de pararnos a sentir todo lo que la vida nos regala.

Ana S dijo...

El rumor del silencio, qué gran paradoja. La quietud del campo que bulle de vida... Lo inmenso y lo pequeño en todo lo que abarca nuestra vista. Ojalá pueda volver pronto al campo, a esa naturaleza que nos reconcilia con el mundo, con nosotros mismos y con nuestros hermanos. Hermano campo: te echo de menos.

Anónimo dijo...

El silencio, nos hace escucharlo, cuando esta presente y es agradable verlo y sentirlo a través de estos sentimientos puros. Pero no lo confundamos con la soledad de nuestro interior.